24.6 C
El Tigre
16/04/2021
Mundo Oriental
Regionales

Anaquenses exigen al alcalde y a los concejales defiendan al pueblo de los abusos de los transportistas

Centenares de anaquenses recibieron un golpe tremendo y sorpresivo cuando pretendían abordar las unidades de transporte público y fueron notificados; de golpe y porrazo, de las nuevas tarifas que hay que cancelar para poder subir a las busetas; que trasportan a las personas por las principales vías de la ciudad.

Los habitantes del municipio del centro del estado Anzoátegui, además de tener que lidiar con los mismos padecimientos que sufre el resto de los venezolanos; fueron víctimas del “abuso” del gremio de transportistas quienes, de manera unilateral, incrementaron el coste del pasaje.

La medida adoptada de forma arbitraría por los choferes y propietarios de las busetas que recorren las calles de la ciudad localizada en el centro del estado Anzoátegui, dejo atónitos a los usuarios quienes se vieron obligados a cancelar la cantidad de 3 mil bolívares soberanos.

“Abusan porque saben que colocan al pueblo entre la espada y la pared” comentó Raquel Pereira, una de las tantas afectadas quien manifestó su indignación ante las nuevas tarifas implementadas por el gremio responsable de movilizar a la población dentro de la geografía de la llamada ciudad “gasífera”.

La mujer de 45 años de edad calificó de “asalto” los nuevos precios toda vez que los mismos violan el mandato del Gobierno Nacional que estipula que el pasaje urbano se ubica en 1.200 BsS y que dicho sea de paso, tampoco ha sido debatido en las instancias locales correspondientes.

Varias son las razones para las incomodidades expresadas por el pueblo. La manera abrupta de aplicar el incremento, la violación de derechos de los usuarios y, de manera especial, la desprotección que siente el ciudadano ante cada uno de estos episodios.

A Pedro Meneses, obrero, le impidieron subir al colectivo porque se negó a reconocer el nuevo importe del pasaje, por lo que no logró trasladarse hasta el centro de Anaco para atender, con puntualidad, las obligaciones laborales que le permiten sustentar a la familia.

Sin autoridad

Meneses se quejó de la inacción del alcalde de Anaco, Luis Guevara Marrón, y de los concejales a quienes señaló de ser “responsables del desgobierno de la ciudad” porque estima que “acá cada quien hace lo que le da la gana y el pueblo es quien paga los platos rotos al final”.

Al igual que el hombre, Sonia Martínez responsabilizó al alcalde y a los ediles “por no hacer cumplir las leyes y el deber que tienen de defender a la población de los sectores más poderosos y pudientes”.

Para la mujer de 28 años de edad, las autoridades municipales tienen que responder con contundencia ante este tipo de atropello. Los “gobernantes, policiales y militares tienen que a ponerse las pilas y ejercer acciones contra choferes inescrupulosos” requirió.

Publicaciones relacionadas

Después de tres años confirman parricidio en familia árabe

MJ

ACLARATORIA: Caso sospechoso de Covid-19 nunca estuvo en San Tomé

MJ

Ángel Vásquez dotó la cocina CDI Oswaldo Orsini (Vídeo)

MJ