31.3 C
El Tigre
31/07/2021
Mundo Oriental
Opinión

CIUDADANO Vs. PUEBLO: EL TAXI

Venezuela es un país dividido; uno donde dar la razón a un extremo implica la humillación y vilipendia por parte del otro, donde hay una crisis (pero más que económica es emocional y de valores), hay dos tipos de personas: la de los polos (que son la minoría, aunque hagan más bulla), las del medio (que somos la mayoría) y que a su vez se subdivide en dos; los que lloran y los que buscan soluciones.

Te cuento que yo pertenezco a este tercio de la población que no se rinde, que transforma, que no cree en circunstancias, que las crea.

Con un empleo que representa ¼ de lo que debería ganar y mi proyecto como coach-conferencista aún en expansión, fue necesario para diversificar mis ingresos y así mantener incólume mi estilo de vida y conexión con la prosperidad; es allí donde apareció una actividad a tiempo muy parcial que me ha entregado una conciencia y una enseñanza más allá del dinero: El Taxi.

Sentarme tras el volante de 8am a 10am, tomarme un trago de Té encomendarme a DIOS y a todos los seres altamente evolucionados, encender el carro y acariciar el asfalto con la pregunta de siempre: ¿A dónde va?, ¿Lo o la llevo?

La mirada de la doñita que viene con las bolsas a llevar comida para sus nietos, la panita con la novia que tal vez sea el amor de su vida, la señora del barrio que pide descuento, el malandrito, los trajeados con celular en mano, la sifrinita perfectamente armonizada con su vestimenta y aroma, el padre de familia, los esposos, la familia expandida con los niños, las prepagos y hasta el mesonero, todos absolutamente todos tienen algo en común.

Hay un estudio estadístico que coloca este oficio del volante como uno de los diez más peligrosos de la mano de trabajos como el de albañil, policía o doble de riesgo.

Yo mismo pensé que me iba a encontrar con una Venezuela en llamas; una suerte de Sodoma sin Lot tras el volante, pero más allá de esto; mientras más subo personas a mi carro solo veo una cosa, algo en común.

Más allá del mestizaje, el acento neutro, palabras como, chamo , chévere, soponcio; más allá de la condición política, si eres del Magallanes o del Caracas, hay algo mucho más coincidente que el béisbol en nosotros, algo más puro, genuino y único: La bondad de nuestra mirada y lo amigable de nuestra voz; es decir, lo buena gente que somos. Mientras más busco conversación a mi clientela; más lo respaldo. Decía facundo Cabral “Los buenos somos mayoría, pero no se nota, porque las cosas buenas son humildes y silenciosas -una bomba hace más ruido que una caricia-, pero por cada bomba, hay millones de caricias que construyen la vida…”

Tu y yo, todos los del medio, es hora que tendamos puentes a los de los extremos, y podamos decirles: HERMANOS, aquí ustedes también caben en la verdadera Venezuela.









Sergio Pérez P.
Coach Terapeuta
+584120968084

Publicaciones relacionadas

Luis Ramón Rodríguez: Y esto lo dicen los chinos al otro lado del mundo ¿Con quién será?

MJ

DECAN EN LINEA

Davidall

Proteger la infancia debe ser la prioridad número uno en Venezuela

Mundo Oriental Redacción