Consumidores pagan sus compras en el mercado informal al cambio paralelo

Los tigrenses aseguran que al realizar sus compras en la economía formal, el pago de los productos lo realizan según la taza establecida por el BCV para el día, pero todo cambia cuando se dirigen a los comerciantes informales.

Tal es el caso del Señor Miguel López, quien se dirigió a las inmediaciones del Mercado Municipal para adquirir unas toallas para baño. “Me cobraron al precio paralelo, creo que la divisa norteamericana estaba en 10,10 bolívares y lo pagué a ese precio, pero en los establecimientos si cumplen con su deber formal”.
La señora Isabel de Pérez utiliza la moneda norteamericana en efectivo, para poder hacer sus adquisiciones y evitar el tema cambiario.

“Mi última compra a los buhoneros fue de vegetales y aliños, pero igual nuestro presupuesto se va a ver mermado por el aumento del dólar oficial, además no hay control, en los comercios asiáticos uno puede observar a sus propietarios remarcando precios a cada rato”.

No obstante la señora Juana Díaz, relató que la última vez que se dirigió a los comerciantes informales fue para obtener pasta, harina, arroz, fue en Puerto La Cruz y lo hizo al cambio paralelo.

“El llamado es a las autoridades para que también regulen la venta de los comerciantes informales y cumplan con la normativa de vender según el monto establecido por el BCV”, pidió Díaz.

El vendedor ambulante, José Zurita, quien comercializa tapa bocas, carteras y correas para damas y caballeros, explicó que él siempre se ha apegado a las normativas establecidas a nivel nacional.

“Si yo compro en una tienda constituida, para revender, no puedo comprar a precio oficial y revender al cambio paralelo, es algo también de principio de uno como persona, porque además después nosotros tenemos que rendirle cuenta a Dios”, finiquitó el comerciante.