25.4 C
El Tigre
08/12/2021
Mundo Oriental
Especiales

Diario de un Retorno: Superando adversidades (1ra Parte)

Muchos hemos oído; sobre todo en estos últimos meses desde que se inició la cuarentena motivada por la expansión de la neumonía causada por el virus SARS-CoV-2, de la gran cantidad de venezolanos que decidieron regresar al país arguyendo distintas razones; muchas a veces trágicas.

El joven venezolano Daniel Loggiio, hizo una publicación en su perfil de la red social facebook relatando cómo fue su periplo al retornar al país que lo vio nacer, haciendose viral enseguida.

Presentamos la conmovedora historia contada por su protagonista en una primera entrega de 4 partes:

Aqui les va la historia de mi viaje de regreso a Venezuela:

Como todos saben las cosas cambiaron mucho con lo de la pandemia, en Colombia la cosa se puso ruda. Ya que mi trabajo era del dia a dia y por causa de la cuarentena deje de generar ingresos, todo estaba cerrado y se me hacia difícil costear el arriendo y los servicios.

Por ello decidí, la primera semana de abril, que me regresaría a Venezuela, costara lo que costara, ya que no me iba a seguir endeudando y mucho menos sabiendo que la va!n# no iba a terminar tan pronto.

Esa semana me metia en grupos de venezolanos en Montería (municipio colombiano, capital del departamento de Córdoba.) a ver si hallaba alguna información sobre viajes y esas va!n#s, y encontre una publicacion sobre unos que se iban a regresar y preguntaban que quien estaba interesado para armar un grupo y así regresarnos en combo. Me contacte con el chamo y ahí empezamos a cuadrar como iba a ser.

Estaban cuadrando un bus para que nos llevara, pero estaba cobrando muy caro y no era seguro, así que decidimos regresarnos en bicicleta.

Yo vendía fritos en un carrito rodante (fritos son que si papas rellenas, tequeños, empanadas.) y los panas me ofrecieron una bicicleta y otros productos más a cambio del carrito para usarlo como maletero.

Hicimos el cambio y fue ahí cuando empezaba el reto de vender los demás productos que me dieron para así conseguir dinero e irme con ellos, ya que partían al dia siguiente en la mañana.

Eran las 3 de la tarde del jueves 6 de abril y yo aún no había vendido nada. Me quería ir, debía aprovechar esa chance; me puse a pedir a Dios que me ayudara, que quería irme, que no quería seguir ahí; en eso me escribe una señora diciendome que me compraba todo lo que estaba vendiendo por 80 mil pesos, m#r!c0 me alegré y enseguida le dije que fire (fuego), concretamos la venta y enseguida me puse a lavar toda mi ropa, a empacar en bolsas porque debía viajar cómodo por la bici.

A las 7 pm me fui a casa de los panas (debo mencionar que nunca los había visto antes, apenas los estaba conociendo y c0%0, me daba un poco de miedo porque no sabía quienes eran), pase la noche en su casa y salimos el viernes 7 de abril a las 4 de la mañana, ahí comenzaba lo bueno.

Así se había cuadrado el carrito, ensamblado en una de las bicis, las maletas en él, todo parecía que iba bien, hasta que… Ni bien habiamos tomado rumbo cuando se salio una rueda del carrito (ya Dios nos estaba dando señales de cómo sería el viaje) gracias a Dios no era tanta va!n#, la montamos, apretamos y seguimos.

Nuestra comida para ese primer día eran arepas de harina de trigo (arepa andina) y café que llevábamos en unos termos.

Pedaleamos sin descanso, solo nos parábamos a comer y apenas comíamos seguíamos. Siempre nos poniamos un pueblo como meta, recorriamos diariamente 60 kilómetros.

Al principio quedamos que por cada municipio que pasaramos nos tomaríamos fotos en sus carteles para así mostrar lo recorrido, pero ya luego nos daba flojera xd.

No había siquiera terminado el primer dia cuando ya estábamos acomodando las llantas del carrito porque se estaban rompiendo.

Ese primer día fue duro. Subidas y más subidas. Logramos llegar a a las 8 de la noche a un sitio llamado «La Y» que estaba antes de un pueblo llamado Chinu; aun seguiamos en Cordoba.

Decidimos pasar la noche en una tienda que habia ahi, los señores nos dieron permiso de quedarnos bajo un techo en el frente de la tienda, nos dieron comida y nos acostamos a dormir, estábamos muertos y era apenas el primer día.

Continuará…

Proximas entregas:
Parte 2: 25/05/2020
Parte 3: 26/05/2020
Parte 4: 27/05/2020

Publicaciones relacionadas

Destellos de la memoria: La fundación de El Tigre

Davidall

FELIZ NAVIDAD TE DESEA MUNDO ORIENTAL

Davidall

Milagros y Frania: Dos prodigios de la verdadera educación en casa

Davidall