23.8 C
El Tigre
25/02/2021
Mundo Oriental
luis ramon
Opinión

El Tigre-Sabana-Pueblo ayer-Hoy ciudad

Uno era un desastre y las tallas grandes en sizes pequeñas las hacía a la medida de quienes las traen; y el otro fue un gran zapatero, que los zapatos viejos con suelas desgastadas de cuero por tanto caminar por aquellos terrenos, en nuevos los convertía con su innovación de suelas de caucho sintético marca Good Year; y con pegamento y cosidos y tachuelas los unía, y así con este tratamiento duraban un poco mas de vida que un gato.

El desastre tenía por apodo José ”Quaquer” porque era bien “papeao” y al zapatero, Carlos Girón, siendo este su nombre de pila y el primero por residencia, estuvo ubicado en la calle orinoco casi contigua a la serpiente negra de la calle Nueva Esparta. Era por nacimiento natural donde se celebró el Congreso de Angostura, hoy Ciudad Bolívar.

Por cosas del destino vino a parar “las patas” al naciente pueblo de El Tigre. Igual sucedio con Girón El Zapatero y dieron como resultado que a los dos les gustaban los palitos concañeros; pero el zapatero ubicó su residencia en una esquina distante de la calle Negro Primero, contigua a la calle Lara, la que conducia al viejo cementerio y al frente estaba la bodega  de un señor llamado “Meliton”, muy querido por sus vecinos porque era de buena fe.

Cuentan que les detallaba una locha y cuartico del tubito de mantequilla Mavesa.

Hoy los dos después de cumplir sus periplos de vida, fueron sembrando bocas arriba en la tierra majestuosa de la Mesa de Guanipa, y siempre alargando la vista y en espíritu añorando a la mítica piedra del medio cuando la reboza el majestuoso Orinoco, trayendo en las vaguadas las sabrosas zapoaras.

Anécdota

Nuestro pueblo ya hecho hoy ciudad, ha contribuido a elevar la idiosincrasia cultural del mismo con sus personajes anónimos llegados de otras regiones, y como ejemplo tenemos al gran chistoso y jod*d*r, que en vida fue Carlos “El Zapatero” Girón y en su oficio siempre anduvo en su bolsillo trasero con un carterita de ron y al que lo miraba le decía “santico manita”; convirtiéndose este eslogan en Casco Viejo en comidilla obligada en la gente de nuestro pueblo-pero no tan solo dejo esto- tambien un chiste anecdótico para el recuerdo veamos.

En cierta ocasión, falleció de mediados de los 70 en accidente vial en la Autopista Regional del Centro Caracas-Valencia, el famoso torero al que por nombre se le llamó Cesar Girón, siendo Radio Rumbos la Primera en difundir la información y muchos vecinos allegados y amigos, se dirigieron a la casa del zapatero para verificar si era él el muerto y este bien entonao’ y medio adormilao’ , escuchaba cuando la gente murmuraban y decían entre sí “¡Se mató Girón!” Y este un tanto sorprendido les salió al paso diciendo “¡Pero fue el torero no el zapataro! ¡Santico manita!” y todos volcaron la risa y cerrando la puerta para seguir sus siesta respondió “¡No me joran!”

Publicaciones relacionadas

Para agarrar palco

Davidall

LA GUILLOTINA

Mundo Oriental Redacción

EL INSPECTOR

Davidall