Estallan nuevas protestas en Cisjordania y en cárceles israelíes

Choques entre jóvenes palestinos y militares israelíes estallaron hoy en Cisjordania por segundo día consecutivo mientras se cancelaron las visitas familiares a los presos en cárceles del vecino país, una decisión que amenaza con elevar la tensión.

Televisoras árabes reportaron enfrentamientos esta mañana en el campo de refugiados de Arroub y en el poblado de Dura, al norte y al sur de la ciudad de Hebrón, respectivamente, así como en al Khader, al sur de Belén.

Los efectivos de las Fuerzas de Defensa de Israel dispararon munición de combate y gases lacrimógenos contra los manifestantes, que a su vez arrojaron piedras.

Las protestas comenzaron anoche en las ciudades de Hebrón, Jerusalén oriental, Belén, Ramala, Anabta, Jenín y Tubas en respaldo a seis palestinos fugados de una cárcel de máxima seguridad israelí el pasado lunes.

Cinco de ellos son militantes de la organización Jihad Islámica en tanto el otro está afiliado a Fatah.

Tras la fuga, la directora del Servicio Penitenciario de Israel, Katy Perry, adoptó medidas contra los detenidos palestinos como prohibir el acceso al comedor y a la televisión, una postura considerada como una venganza por el escape.

Pero fue la decisión de reubicar a numerosos miembros de la Jihad Islámica lo que desató duras protestas en las cárceles de Negev, Raymod, Ofer y Gilboa.

Según reportes de prensa, una celda del ala siete de la prisión de Ramón fue incendiada este jueves por reclusos pertenecientes a Fatah. En medio de esta situación, el Comité Internacional de la Cruz Roja precisó que Israel decidió cancelar hasta finales de mes las visitas de familiares a los más de cuatro mil palestinos presos.

Varios medios de prensa estimaron que la decisión provocará mayores disturbios en las calles palestinas. Para el diario The Times of Israel la situación ‘es extremadamente tensa en Cisjordania’.

Todas las facciones denunciaron la venganza de Tel Aviv contra los prisioneros y anunciaron más protestas.

Mientras Fatah calificó de crimen de guerra la actuación del Gobierno israelí y llamó a un levantamiento popular, el Frente Popular para la Liberación de Palestina aseguró que sus milicianos están listos para el combate.