30.8 C
El Tigre
22/01/2021
Mundo Oriental
Internacionales

Etnoporno: la nueva forma de explotación sexual en México

Recientemente en una zona indígena del sureste de México, fue denunciado un maestro, quien haciendo uso de amenazas, exigia a una alumna de 13 años material íntimo. 

Los padres de la víctima cuentan que el hombre le regaló un celular a la menor y le enseño a usarlo; posteriormente la extorsiono para que le enviara fotos y videos de ella desnuda.

La depravación llegó a su máxima expresión, cuando el docente le pidió a la chica que convenciera a otra  niña de 10 años de edad, para que hiciera lo mismo que ella hacía.

Finalmente el caso fue dado a conocer entre la población indígena, cuando la niña de 10 años contó a sus padres la indecorosa situación, en la que estaba a punto de ser involucrada.

Habitantes de la comunidad intentaron linchar al maestro, sin embargo en padre de la adolescente de 13 años prefirió llevar el caso a las instancias legales. Hoy el agresor está en prisión y no se ha esclarecido su condena.

Un reportaje publicado el 14 de enero por la BBC Mundo, detalló el caso ocurrido en Chiapas, México.

Este no sería el primer caso de “etnoporno” en el país azteca. Las mujeres indígenas dada la desigualdad económica en la que viven, la cultura y el desconocimiento tecnológico son blanco fácil de redes de pornografía y fetiches sexuales.

«Al que fije, grabe, imprima actos de exhibicionismo corporal, lascivos o sexuales en que participen uno o más menores de dieciocho años, se le impondrá la pena 10 a 14 años de prisión y de 500 a 3 mil días multa», establece el Código Penal de México.

Adela Bonilla, directora de Equidad de Género y Desarrollo de las Mujeres en el Ayuntamiento de San Cristóbal de las Casas, afirma que en plazas de esa localidad se comercializa material pornográfico de mujeres indígenas, sin que las autoridades presten atención al hecho.

La situación se complica cuando las víctimas desconocen que tienen derecho a la intimidad y el sexo.

«Muchas ni siquiera piensan en poner una denuncia, pues desafortunadamente, en su forma de pensar está el creer que deben ser utilizadas, que son fábricas de bebés y de amamantar».

Según investigaciones que datan del año 2018 al 2019, se detectaron más de 800 videos de niñas y mujeres indígenas, que nunca consintieron la difusión del material con contenido pornografico.

Igualmente fueron identificadas 122 redes de mercados de explotación de imágenes o material con contenido sexual.

Publicaciones relacionadas

Jorge Arreaza se reunió con el canciller de Portugal

Mundo Oriental Redacción

India se convierte en el cuarto productor mundial de energía renovable

CamiloP

Aseguran que la estatua de Diomedes Díaz está embarazando a las mujeres

Davidall