32.7 C
El Tigre
28/09/2021
Mundo Oriental
Actualidad Especiales Nacional Recientes

Guayana Esequiba: referente histórico y estatus actual

Guyana es un país muy joven, se independizó de Reino Unido en 1966 y sólo desde 1970 comenzó a ser la República Cooperativa de Guyana. Es también el único país de Sudamérica donde se habla inglés y donde el hinduismo es una de las religiones más relevantes; es sólo un poco más grande que Uruguay y un poco más pequeño que Ecuador.

El premio gordo son unas vastísimas reservas de petróleo descubiertas en 2015 bajo las aguas en el Océano Atlántico (incluyendo bajo aguas reclamadas por Venezuela). Dichas reservas se estima que llegarían a 5,500 millones de barriles. Esto podría parecer poco frente a los 300,000 millones de barriles de Venezuela, que es el país con más reservas del mundo o de Brasil que tiene 12,000 millones; pero no lo es para un país mucho más pequeño y con muchos menos habitantes que Venezuela o que Brasil.

Este año Guyana comenzó a explotar el petróleo que está frente a su costa (e ilegalmente frente a costas reclamadas por Venezuela), qué puede significar un antes y un después. De hecho el Fondo Monetario Internacional (FMI), había proyectado que la economía del país va a crecer un 86% de un año a otro, lo que sería el mayor crecimiento económico en todo el mundo en ese periodo, esto es nada más y nada menos que 14 veces lo que crece la economía de China; casi todos los demás países, en cambio, serán más pobres que el año anterior. Lo que es más sorprendente aún, porque actualmente Guyana es uno de los países más pobres de América del Sur.

Algunos analistas incluso dicen que pronto se convertirá en el país con más ingresos del mundo por habitante. Las reservas encontradas de petróleo, pueden colocar a Guyana como un exportador en medio a nivel internacional, similar a Colombia por ejemplo, pero con una pequeña diferencia: Colombia tiene 50 millones de habitantes y Guyana 800.000. Sin embargo, las consecuencias de la pandemia por el coronavirus se sienten en todas las latitudes, debido a ello el Banco Mundial recortó esa proyección al 51% de crecimiento durante este año; lo que sigue siendo un hito.

¿Que va a hacer Guyana con todo ese dinero?

Por supuesto, el tema de cómo y en qué invertir las ganancias está en el centro de la política de este país; hay políticos que prometen educación gratuita, otros que destinarán más fondos a la construcción de carreteras e infraestructura en general. Igualmente hay sobrados ejemplos de países que malgastaron sus recursos naturales.

Cataratas Kaieteur, en el Esequibo venezolano.

Aunque expertos a los que ha consultado la Bbc, son menos optimistas; dicen que el dinero puede llegar a Guyana como una especie de tsunami y que esto puede llevar al país al paraíso pero también al lugar opuesto, ya que tiene antecedentes que son poco alentadores.

En primer lugar hay dudas sobre la capacidad administrativa del país. Como dato, Guyana ocupa el puesto 85 de los 180 en el ranking de corrupción de la organización Transparencia Internacional.

Tampoco destaca por la fortaleza de sus instituciones, además hay un historial de casos de corrupción en las industrias del azúcar y de la minería, que hasta ahora, han sido los motores de la economía guyanesa. Por todo esto hay analistas que temen que se imponga esa llamada maldición del petróleo.

Esto puede sonar un poco contradictorio porque ¿Cómo puede la riqueza convertirse en una maldición?

Por un lado puede hacer que todo lo que no sea petróleo, sea muy caro de producir en ese país y que eso haga más difícil desarrollar otras industrias.

Por el otro, la historia muestra que muchos políticos han tratado de monopolizar los beneficios del petróleo de su país para ellos y para sus aliados; caso similar a lo que pasó a Timor Oriental y Guinea Ecuatorial, países ricos en petróleo que han multiplicado su economía, pero eso no se ha traducido en más desarrollo social y además han aumentado sus niveles de corrupción.

En verde, parte del Frente Atlantico de Venezuela, incluye lo concerniente al mar correspondiente al Esequibo venezolano.

Así que no son pocos los retos que tiene por delante ahora mismo Guyana. Además, a todo esto se suman los conflictos de territorio ya que Surinam reivindica la región del Tigri, qué es el 7% del país al sur; pero mucho más relevante es el conflicto territorial histórico sobre el otro margen, el que mantiene con Venezuela; que es una disputa de más de un siglo y que cobró relevancia, con el hallazgo del petróleo en aguas maritimas en 2015; desde entonces, varias petroleras han continuado explorando las aguas guayanesas de forma ilegal (en el caso de las aguas del territorio en reclamacion), con el fin de encontrar otros yacimientos; por ello los guyaneses no están dispuestos a resignar ese territorio; menos todavía, a partir de las riquezas descubiertas.

La zona en cuestión en conflicto se llama el Esequibo y son 159500 kilómetros cuadrados al este de Venezuela, con importantes recursos naturales, que representan nada menos que dos tercios del territorio de Guayana.

Esa región estuvo bajo dominio del imperio español, el holandés y el británico. En 1899 fue adjudicada a Reino Unido en una corte en París.

Las tensiones por el Esequibo comenzaron ese mismo año de 1899, cuando Venezuela fue despojada de 160.000 kilómetros cuadrados de territorio, a través de lo que el Gobierno venezolano denomina como el «Laudo arbitral de París», en el que el Reino Unido entregó a Guyana esa parte de su territorio.

Venezuela no se resignó y en 1962 pidió la mediación de la Organización de Naciones Unidas, y desde 1966, Venezuela y Guyana han intentado resolver esta disputa a través de un proceso de negociación liderado por los «buenos oficios» de la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas, luego de que Caracas firmó junto a Reino Unido el acuerdo de Ginebra, presindiendo asi de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de lLa Haya (Países Bajos), reclamando ese territorio debido a que el fallo de París, no había sido imparcial.

Venezuela rechaza las exploraciones en las costas de Guyana que están frente a esa zona disputada.

Por su parte Guyana plantea que el Esequibo es parte de su territorio y que mientras no se resuelva la disputa, seguirá administrandolo.

Como nunca se pusieron de acuerdo, ahora este conflicto territorial fue llevado de manera unilateral e ilegal por parte de Guyana a la CIJ, pese a que a todas luces no tiene jurisdicción en caso del Esequibo.

Dentro de la frnaja azul: La maxima pretension guyanesa, en amarillo: area ilegalmente explorada or petroleras internacionales.

El Gobierno de Venezuela reiteró en un memorando entregado a la CIJ, que este tribunal no tiene jurisdicción sobre el conflicto territorial de la Guayana Esequiba, que mantiene con la República Cooperativa de Guyana.

«Fue consignado ante la Secretaría de la Corte Internacional de Justicia un memorando mediante el cual reitera su posición histórica sobre la falta de jurisdicción de esa instancia judicial internacional respecto de la demanda unilateral incoada por la República Cooperativa de Guyana sobre la controversia territorial por la Guayana Esequiba».

Señala el comunicado publicado por el canciller Jorge Arreaza en Twitter
Venezuela ratificó sus derechos «legítimos» sobre la Guayana Esequiba, que considera parte de su territorio desde 1810

«El Acuerdo de Ginebra reconoció de forma indubitable la contención de Venezuela de que el laudo de 1899 es nulo e írrito, y sobre esa base, las partes acordaron en 1966 que la controversia territorial se resolvería mediante negociaciones amistosas para alcanzar un arreglo práctico, aceptable y satisfactorio para ambas».

Indica el comunicado.

Pero mientras eso se resuelve Guyana empezaria a recibir beneficios del oro negro, explotando el petróleo de sus aguas y de forma ilegal en las reclamadas por Venezuela. Eso sí; con la incógnita de saber cómo esto va a beneficiar a su economía y a los guyaneses o cuan ira en detrimento y perjuicio del derecho de los venezolanos a sus riquezas.

Fuentes:
Banco Mundial
Transparencia Internacional
Oil Now
OPEP
FMI
Michael Ross, Universidad de California
Mundo Inmenso (YouTube)

Sputnik
BBC News

Publicaciones relacionadas

Saab rechaza opinión de Duque sobre miembros de la Operación Gedeón en Colombia

MJ

Gobierno flexibiliza la cuarentena para niños y adultos mayores

MJ

Reuters: Refinería de Cardón reinició producción de gasolina

MJ