24.9 C
El Tigre
05/05/2021
Mundo Oriental
Especiales

José Camacho Keller: Un ejemplo a seguir que vive del cambio exponencial

Twitter es una red social que se caracteriza por su inmediatez y el constante flujo de noticias que en ella circula. No obstante, también ha sido la plataforma para que el mundo conozca historias que llaman a la reflexión o motivación.

El pasado 13 de septiembre, un joven llamado José Camacho Keller, decidió compartir su historia éxito y todo lo que lucho para llegar al punto donde se encuentra.

De acuerdo al hilo que publicó, proviene de una familia sencilla que vivía con lo justo y necesario, sin llegar a la pobreza ni mucho menos.

No obstante en el 2015, un año muy duro para los venezolanos, su vida y la de su entorno cambió.

El divorcio de sus padres, un país en recesión, la emigración de casi toda su familia, junto con otra larga lista de vicisitudes; marcaron los posteriores 2017 y 2018 de Camacho.

¿Suena triste? Lo es, pero a pesar de ello el joven no abandonó sus estudios, ni dejó la disciplina que posteriormente lo llevó al éxito.

Camacho comenta que por aquella época, ya estudiaba Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela; mientras en paralelo hacia un curso de diseño gráfico y web en una academia.

Del mismo modo estudiaba inglés, oratoria y realizaba cuanta actividad le permitiera aprender y adquirir conocimientos integrales.

“Ya desde pequeño hablaba inglés, pero aún necesitaba perfeccionar. Ocupaba todo mi tiempo en seguir aprendiendo, pero también empezaba a matar algunos tigritos trabajando en cosas personales”

José Camacho Keller

Al llegar el 2018, el joven ya tenía experiencia en el marketing digital y construcción de sitios web, dos áreas propias del cambio exponencial; pero “aun no lograba vivir de eso y estaba en condiciones muy precarias”.

“(…) Sin internet en casa la mayoría de las veces, con una laptop muy vieja, a veces sin celular”

José Camacho Keller

Finalmente el 2019 llegó, y con él su momento de ver los frutos de sus pocas horas de sueño, esfuerzo, constancia y disciplina.

En febrero fue contactado mediante un familiar lejano por una empresa americana, que necesitaba teletrabajadores en América Latina.

Pese a no tener un equipo aceptable o buen internet, el joven decidió no dejar ir esa oportunidad y creó un curriculum en el que vendió sus habilidades blandas, es decir, su proactividad, disposición a aprender y manejo medio del inglés.

“Me asustaba mucho pues el trabajo era de atención al cliente con personas que no hablaban nada de español”

José Camacho Keller

La start-up que recién comenzaba, lo contactó para una entrevista de apenas 15 minutos en los que le explicaron el proyecto. Camacho fue sincero sobre su tiempo y demás limitaciones, pero reiteró su disposición de aprender e integrarse.

El equipo dijo que consultaría su condición, pero el perfil del joven había gustado.

Dos semanas después Camacho fue contratado y con un salario gratificante.

“Fueron unos días de larga espera. A las dos semanas me escriben para una segunda entrevista. Apenas atiendo me dicen que sí, me aceptan e incluso llegaron a un mejor acuerdo salarial de lo que yo había propuesto. Disimulé mi emoción en el momento, y les agradecí tranquilo (…) Apenas colgué la llamada, corrí a abrazar a mi mamá y pegar brincos. Se me salían las lágrimas de la alegría. Sentía y sabía que las cosas no podían sino empezar a mejorar a partir de ese momento”

José Camacho Keller

Sus primeras semanas de entrenamiento fueron opacadas por el terrible apagón, que a veces no le permitía comunicarse con sus jefes para decirles que no tenía electricidad.

Lejos de perder la oportunidad por el siniestro, más bien recibió la comprensión de sus superiores.

Al día de hoy, José Camacho Keller ha escalado significativamente en la empresa y se encarga de funciones importantes. Asimismo, ha tenido la oportunidad de trabajar con gente de varias partes del mundo.

Respecto a su calidad de vida, dice que mejoró a niveles extraordinarios; a tal punto que es la fuente de ingresos de su hogar, ha viajado y hecho cosas que jamás pensó podría lograría.

“Esto es un mensaje para todos aquellos que creen que no se puede. Busquen oportunidades y no dejen escapar ninguna. Sigan formándose. Aprendan inglés. Trabajen en sus habilidades blandas. Nunca dejen de soñar y trabajar en función a eso”

José Camacho Keller

La historia de este emprendedor es un ejemplo de como el prepararse para el futuro y aprovechar las oportunidades, son el camino al éxito.

¡A luchar juventud!

Publicaciones relacionadas

Conciencia y aceptación: Día Internacional del Síndrome de Asperger

MJ

Diario de un Retorno: Contra viento y marea (2da Parte)

Mundo Oriental Redacción

19 de Octubre Día Mundial de la lucha contra el cáncer de mama

Davidall