Los límites Simón Rodríguez – Guanipa

La peor decisión es la indecisión

Benjamín Franklin (1706-1790)

Político, filósofo, y científico estadounidense.

 

En el año 1989, cuando ejercí la Presidencia Municipal, se aprobó el primer y único Plan de Desarrollo Urbano Local.

En esa oportunidad, quedó claro que el ensanchamiento urbano del municipio Guanipa, ya había avanzado internándose en los predios enmarcados en los límites legales y vigentes hasta ahora, del municipio Simón Rodríguez.

Más grave aún, los bloques de terrenos que se reservaron, de acuerdo a ese PDUL, para la zona industrial de nuestro municipio vecino, quedaban en territorio nuestro, de acuerdo a la línea divisoria legalmente establecida por Cartografía Nacional. En ese momento todo el mundo vio y calló. Allá y aquí.

 

El municipio Guanipa, continúo su crecimiento hacia el oeste, su área urbana, siguió internándose en los predios del municipio Simón Rodríguez, iniciaron la urbanización de su zona industrial y ejercen de hecho, autonomía sobre esos lotes de terrenos, que legalmente no les corresponde. Esa es una realidad incuestionable.

La línea que divide ambos municipios, hasta ahora, tiene su punto de partida en el botalón ubicado en el Paso de El Tigre, pasa por los portones de la Coca Cola y se proyecta hacía el sureste, dejando toda la franja – de ambos lados – que se conoce como la vía a la Guarapera en territorio de Simón Rodríguez. Nadie ha reclamado, no reclaman, ni reclamarán la autonomía que ejerce Guanipa en esa zona. ¡No! la situación que crea inconvenientes está reducido al área conocida como El Palomar y las que colindan con la avenida Intercomunal y la avenida Jesús Subero, que nos comunica hacía el cruce de vea. Las franjas de terrenos considerados lomitos.

 

Mucho se ha discutido y se discutirá acerca de los límites de los municipios Simón Rodríguez – San José de Guanipa. La verdad de las cosas, es que de acuerdo a la ley, cuando exista voluntad política y se asuma con seriedad y responsabilidad este importante asunto, que no debe tener mayor connotación que la que aconseja del buen juicio, las Cámaras Municipales de ambos municipios deben aprobar una de las 3 propuestas que recomienda Cartografía Nacional u otra que ellos en sesión conjunta aprueben, lleven el acuerdo de las cámaras, a la Comisión de Límites del Consejo Regional Legislativo, que presentará un informe definitivo a la plenaria y una vez aprobado por esta instancia legislativa, Cartografía Nacional, hará los cambios de las líneas limítrofes y le oficializará en cambio de límites. Así, de sencillo.

 

¿Cuáles son las propuestas de Cartografía Nacional? dos extremas y una intermedia. La primera evidentemente perjudica al municipio Guanipa. Es dejar los límites como están.

La segunda, puede ser discutida y mejorada. Es intermedia y reubicaría la línea divisoria pasando más menos por dónde estuvo ubicada Wendy’s y la tercera incuestionablemente perjudica a municipio Simón Rodríguez, porque los límites serían reubicados por AGUANCA. Nadie puede sentirse atado a alguna de las tres. Cartografía Nacional, como organismo técnico, sólo ha hecho esas 3 propuestas, atendiendo un pedimento de La Comisión de Límites de la otrora Asamblea Legislativa.

Ellas pueden ser modificadas, reajustadas y variadas, buscando una alternativa que logre el consenso de ambas Cámaras Municipales y al ser aprobada por el Consejo Regional Legislativo, Cartografía Nacional ajusta los nuevos límites. Hay quienes piensa que una alternativa valida, sería ubicar la línea divisoria en la zona conocida como Maxin’s Vea, o en ese sector, justamente dónde un alcalde de Guanipa, como marcando sus límites, colocó el monumento de San José, santo patrono de su municipio y cuya gráfica acompaña esta crónica. Es cuestión de discutir todas las alternativas y solucionar de una vez por todas, el diferendo fronterizo.

 

Obviamente, se dice y escribe fácil, pero si no existe voluntad política, deseos sinceros y una acción responsable por parte de las autoridades competentes, continuaremos viendo, cada cierto tiempo, el triste espectáculo al cual ya nos tienen acostumbrado concejales y alcaldes – de ayer y de hoy – peleándose por los terrenos lomitos, los impuestos que se generan en las zonas urbanizadas de las avenidas Intercomunal y Jesús Subero, sin tomar el menor interés en área circundante de la avenida que conduce hasta La Guarapera porque, no se van al fondo del problema y, ya se reconoce de hecho que los lotes de terreno de esa superficie, pertenecen al municipio Guanipa y yo tengo el pálpito de que allí, está el verdadero quid del problema y nadie quiere alborotar ese avispero.

 

Escribo estás líneas, con la única y deliberada intención de ubicar en su justo contexto la realidad que hemos vivido, vivimos y seguiremos viviendo por largo tiempo los vecinos de los 2 municipios, por la falta de voluntad política de las autoridades municipales. Conste, no me pronuncio por ninguna opción, sólo reseño el fondo del asunto e intento ilustrar a los habitantes de a pie, que a veces, preguntan con curiosidad y no sin cierta sorna, ¿Qué se pelean? ¿Creerán los alcaldes y concejales que estamos ante un diferendo tipo Medio Oriente? ¿Llegarán a sacar los cañones, los tanques, los submarinos, portaviones, los aviones sukhois, los fusiles de asalto AK-47? ¿Utilizarán el ejército regular o la reserva? ¿La guerra será convencional o asimétrica? Uno simple mortal, no sabe. Lo cierto es que, si la cuestión no fuera tan seria, provocaría hilaridad.

 

No hay dudas de que, ante la indecisión con relación a los límites, más de un prócer, de los que han salido a sonar tambores de guerra por esos terrenos lomitos, no han aguantado un cañonazo en el bolsillo y han salido con las alforjas llenas.