Luis Vicente García: Las viudas de Yogui no tienen vergüenza

Las protestas por el problema del agua, que heredó Paraqueima, son patrocinadas y financiadas por Yogui y ejecutadas por el Guachimancito, el Comandante perolito, Voto Cruzado Carpio y su nuevo socio el líder del grupo Venado Moreno.

Luis Vicente García, Secretario Político del Comité Ejecutivo Municipal de AD, considera que las viudas de Yogui no sólo respiran por la herida sino que perdieron la vergüenza saliendo a jugar con las necesidades del pueblo que no pudieron resolver en los 4 años que gobernaron aliados a los concejales chavista que tenían hegemonía completa en la Cámara Municipal.

«Es triste y lamentable», continúo Luis Vicente García, Secretario Político del Comité Ejecutivo Municipal de AD, que algunos vecinos caigan en la trampa cazabobos que le tienden Yogui y sus viudas al prestarse a protestar, no contra Hidrocaribe, la cual tiene la responsabilidad de conducir, administrar, resolver y cobrar el servicio de agua, no la intención, es intentar golpear el arranque exitoso del recién electo alcalde Paraqueima, quien ha estado dispuesto a colaborar con la hidrológica para solventar el problema con rapidez, pero el burocratismo de esa empresa de servicio es paquidérmica y tarda mucho en la acción y solución, sin embargo, Paraqueima, consciente de la necesidad del vital líquido y sufrimiento de los vecinos, tiene 3 cisternas trabajando a tiempo completo para paliar la grave situación de los vecinos.

Las viudas de Yogui, dice Luis Vicente García, Secretario Político del Comité Ejecutivo Municipal de AD, perdieron la vergüenza, sobre todo porque todos sabemos que las protestas las financia Yogui y los ejecutores son las viuditas guachimancito (Nelsito) el Comandante Perolito (Marlon) Voto Cruzado (Carpio) y el líder del grupo Venado (Moreno) que se aprovechan de las necesidades del pueblo para tratar de golpear el exitoso arranque del gobierno de Paraqueima, cuestión que no lograrán, porque el año entrante se trabajará duro para buscar solución definitiva al problema del agua, concluyó.