“Nieve de sangre” el fenómeno que está afectando a la Antártida

La Antártida sorprendió al mundo con una imagen más que particular, una montaña de nieve de color rojo. Aunque más de uno pudo pensar que se traba de sangre y por ello algunos la denominaron “nieve de sangre”, científicos aclararon que se trataba de una floración de algas conocidas con el nombre de “Chlamydomonas Chlamydomonas nivalis”.

Estas proliferaciones en los organismos se fueron intensificando culpa del cambio climático. A pesar de que las algas también son comunes en playas o agua dulce, este tipo en particular solo se encuentra en aguas heladas con frío extremo, como pueden ser glaciares o los picos de las montañas.

Lo que provoca este color rojo, que hace que muchos la denominen “nieve de sangre”, son sus carotenoides. Estos absorben la luz solar y de esta forma los organismos proliferan aun más. A pesar de ser algo positivo para las algas, la nieve se derrite más rápido, por lo que no es positivo para el cambio climático.

Es por esto último que esto llama la atención de los científicos, buscando comprender la distribución global de las especies y el impacto que provoca en las regiones más frías, como la Antártida.