32.1 C
El Tigre
01/03/2021
Mundo Oriental
Internacionales Política

Operacion de EE.UU. «libertad de navegación» contra el «excesivo reclamo marítimo» de Venezuela

La operación de la armada estadounidense cuyo nombre es “libertad de navegación”, según la exposición de motivos de Washington, persigue; contrario a lo que su nombre establece, limitar la libertad de Venezuela y de los países que, como hiciera Irán hace unas semanas, establezcan relaciones marítimas comerciales con Venezuela.

Además, el destructor de misiles guiados clase Arleigh Burke de la Armada estadounidense USS Pinckney (DDG 91), realizó su incursión como forma de desafió este miércoles, al legítimo reclamo de derechos de uso marítimo que Venezuela ejerce en aguas internacionales, ésto durante una operación en el Mar Caribe.

Otra razón esgrimida por la Casa Blanca, forma parte de las llamadas “acciones emprendidas en la lucha contra el narcotráfico”.

El Comando Sur detalló que las operaciones de libertad de navegación ayudan a preservar el libre tránsito marítimo y los derechos de acceso garantizados a las naciones, sin embargo no puntualizó qué acción concreta por parte de Venezuela logró o intentó vulnerar la libertad de navegación.

Nuevamente sin concretar motivos, la armada norteamericana se otorgó para sí, la responsabilidad de “protección” en un abanico de razones cómo: garantizar qué el acceso global a las aguas internacionales, pero protegiendo los intereses nacionales de los Estados Unidos, promueva un orden internacional justo (definido por EE.UU.) y garantizar que la Marina de la nación norteamericana cumpla misiones que incluyen despliegues de asistencia humanitaria, operaciones de socorro en casos de desastre, apoyo a los esfuerzos internacionales antinarcóticos y ejercicios multinacionales que fortalecen las asociaciones regionales, reiterando que, deben ir en consonancia con sus intereses unilaterales.

«Ejerceremos nuestro derecho legal de navegar libremente en aguas internacionales sin aceptar reclamos ilegales».

Argumentó al respecto el almirante Craig Faller, comandante del Comando Sur de EE.UU.

Para el comando sur, la administración de Maduro (reconocida en el documento) reclama controles excesivos sobre las aguas internacionales, que se extienden tres millas más allá del mar territorial de 12 millas, sin embargo, el comando unificado de seguridad aseguró que los señalamientos son incompatibles con el derecho internacional, nuevamente reservándose las pruebas puntuales.

Finales de mayo de este año

Hace aproximadamente dos meses, la noticia era muy distinta; en este caso EE.UU. sí que buscaba ejercer control de alta mar, impidiendo el ingreso de buques griegos que transportaban recursos de Irán a Venezuela:

Los barcos de bandera griega que se dirigían a Venezuela con combustible iraní, para el momento terminaron desechando sus entregas después de que Estados Unidos les amenazó que podrían ser afectado por sanciones, información confirmada por un funcionario a la cadena Fox News

“Los petroleros iraníes que llegan a Venezuela no son más que una distracción de los problemas reales que enfrenta Maduro. Estos envíos no eran para ayudar a los venezolano sino para apuntalar el régimen de Maduro un tiempo más”, dijo a Fox News el portavoz del Departamento de Estado.

Naturaleza jurídica de las aguas internacionales

En su art. 87 la CONVEMAR proclama el principio de que: “La alta mar está abierta a todos los Estados, sean ribereños o sin litoral. La libertad de la alta mar se ejercerá en las condiciones fijadas por esta Convención y por las otras normas de derecho internacional. Comprenderá, entre otras, para los Estados ribereños y los Estados sin litoral:

  • La libertad de navegación;
  • La libertad de sobrevuelo;
  • La libertad de tender cables y tuberías submarinos;
  • La libertad de construir islas artificiales y otras instalaciones permitidas por el derecho internacional;
  • La libertad de pesca;
  • La libertad de investigación científica…”.
  • Por otra parte se establece que la alta mar será utilizada exclusivamente con fines pacíficos (art. 88) y que ningún Estado podrá pretender legítimamente someter cualquier parte de la alta mar a su soberanía.

Por estas y otras razones podemos colegir que la naturaleza jurídica del alta mar es la de «patrimonio común de la humanidad».

¿Qué país se atribuye el derecho a controlar las aguas internacionales?

Publicaciones relacionadas

Wall Street abre a la baja por temor a nuevas oleadas por covid-19

CamiloP

Argentina apoyará informe de Bachelet sobre Venezuela en la ONU

Davidall

Abrams intentará que Repsol cambie actividades en Venezuela

Mundo Oriental Redacción